lunes, 16 de julio de 2007

Masaje al ego

Adriana Bertorelli



Llámame como tú quieras, ¿Dubraska? Si para ti está bien, para mí, mejor. Dale, papi, que se nos acaba el tiempo y nos piden la pieza igualito, mira que es viernes de quincena. Uy, sí, ¿y todo ese animalote es tuyo? ay, mi rey, me vas a romper por la mitad. Déjame terminar rápido con este viejo del carajo y bajo a comerme el arroz con pollo que me muero de hambre. Qué bolas los interiores de anclitas. ¿Será que se le para? Ven que te meto mano, muñeco, ya va a crecer, no te preocupes, ¿tu sabes como yo diferencio a los machos machos, de esos que dicen que son machos pero no lo son? Pues porque a los machos machos, les tarda un poquito más en ponérsele dura pero tienen más aguante. No amorcito, no te estoy mintiendo, te lo juro. La luz llegó carísima y yo cómo pago ahora esa vaina y le doy los reales completos a Pategrillo pal san. Si, dale, papito, rómpeme, hazme gritar. Y con esta escasez de leche, ¿cómo resuelvo ahora y le doy al niño? Mmmhhh, así, muñeco, así me gustan los hombres, como tú, tan furiosos, tan varoniles. No vale, viejo no. Tu lo que tienes es experiencia, se te ve que eres hombre de mundo. 38 mil del san… más los 350 que le tengo que dar al hijueputa de José del Carmen para que me deje tranquila y no me le cuente a los niños… los 50 del celular… lo de la prueba del sida… Sí, mi potro, tranquilo que eso le pasa a un gentío, ahorita no más se te vuelve a parar. Ven que te alebresto el animal, mi sol, pero si me tienes loquita, mi rey, en serio. Otro más que cree que las tetas de uno son pelotas antiestrés. Mmmhhhh, mi príncipe, me encanta, así, así, ¿que te pegue que así se te para? ¿Y si te hago daño? ¿Mejor? Bueno, si es así, yo te cuereo. Coño perdí la cuenta, carajo, ¿por dónde iba? Ah, los regalos del día del niño, aunque sea una mudita de ropa, un estreno, y lo del san de Pategrillo, coño, se me está enfriando el arroz con pollo y yo con este viejo baboso que puede ser mi abuelo, qué asco. Rico, papi, esto si está grande y gordo y mollejúo, era verdad la vaina de los golpes, ven muñeco, que los minutos no perdonan, acaba de una vez que después te quedas pendiente. Y me toca lo de las inscripciones de los dos y los cuadernos de una raya, me tengo que acordar del papel lustrillo y de la pega elefante que necesita el niño pa la tarea. Me vas a matar con ese machete, mi rey, sí, así es cómo me gusta, así, así, eres el mejor macho que he tenido papi, en serio. Dame más duro, rómpeme nojoda, sácame sangre, y si no me pagan hoy y me como ya el arroz con pollo se me va a poner piche.

8 comentarios:

Arkos dijo...

... 9/10

Anónimo dijo...

Adriana, usted será nombrada la cronista oficial de las trabajadoras sexuales de la Baralt.

Anónimo dijo...

hay una pagina,deben existir muchas, de porno relato española, y hay relatos similares.podrías plagiartelos.

Luis Alberto I. dijo...

Yo sé que uno no puede hacer comentarios atinados y felices siempre. Pero el anónimo que me antecede es absolutamente patético. Además de ser un pésimo lector. Sólo logra demostrar eso. Eso y que es un cobarde que no tiene idea de lo que es ser caballero.
A mí el texto me gusta mucho, Adriana. Creo que el trabajo que haces con los dos niveles de narración está inteligentemente resuelto. Y con gracia, que es lo más importante.

Sade dijo...

De acuerdo con Luis Alberto I. Yo no entiendo, cada vez que alguien escribe algo erótico o porno, salen veinte algunos pendejos a denostar. Como que les pica el culito y les lubrica. Su ataque además no es más que una muestra de su ignorancia campesina. Que una mujer escriba relatos sexuales les causa curiosidad y morbo estúpido. Se ponen en evidencia, mentes sublunares. Vayan y masturbensen viendo fotos de Urbe bikini, cabrones.

Anónimo dijo...

Acta de derechos de la mujer maltratada
• Yo tengo derecho a no ser golpeada jamás
• Yo tengo el derecho de cambiar la situación
• Yo tengo el derecho de vivir libre del temor a ser golpeada
• Yo tengo el derecho de requerir y esperar una correcta atención por parte de la policía y los sistemas de atención que necesite
• Yo tengo el derecho de compartir mis sentimientos y no ser aislada de familiares, amigos y otras personas
• Yo tengo derecho a ser tratada como una persona adulta
• Yo tengo derecho a salir de un ambiente de maltrato
• Yo tengo derecho a mi privacidad
• Yo tengo el derecho de expresar mis propios pensamientos y sentimientos
• Yo tengo derecho a desarrollar mis habilidades y talento personal
• Yo tengo el derecho de denunciar a mi esposo/compañero golpeador
• Yo tengo derecho a no ser perfecta.

Zz dijo...

Qué interesante tu post. No sólo la forma en que mezclas dos planos del relato, la cual fue estupenda porque no deja lugar a dudas, sino el enfoque que das al tema...

Sigo aprendiendo mientras leo a gente con tan buena pluma.

Anónimo dijo...

¡Felicitaciones por este relato tan bien escrito!Y olvídate de la necedad de Anónimo 2...